You are here
Home > Uncategorized >

Otra derrota más. Un Barcelona en desconexión total

Barcelona
Imágenes del partido contra Cádiz / Diario Sport.

El pasado lunes 18 de abril, el Barça recibiría en el Camp Nou al Cádiz de Sergio González con un horizonte claro: seguir sumando tres puntos con urgencia. El reloj no deja de contar y las fechas son escasas. Los de Xavi solo contemplaban ganar en casa pero no fue así. ¿Qué pasó?

Los culés, indignados y cuestionando todo.

Todos esperaban que la “Xavineta” derrotara al Cádiz, rival que parecía ser completamente “asequible”, sin embargo, al comienzo del segundo tiempo (48′), Jordi Alba con un mal rechace regala la pelota y esta terminaría segundos después en el fondo de la red de Ter Stegen (figura haciendo una doble atajada en el acto).

Antes de caer eliminados contra Frankfurt, el Barça no había conocido derrota… pero luego estos eventos negativos, el equipo parecía dar la impresión de quedar completamente conmocionado.

El primer (y último) gol del Cádiz, hizo que el equipo demostrara estar tocado de “muerte”, noqueado sin aparente intención de levantarse. La barra de animación vacía, estado anímico en depresión, mala suerte y un árbitro que según la opinión popular, dejó mucho que desear. Todo se juntó en una noche para el olvido.

Pero, ¿qué está pasando?

Uno de los factores señalados que más circulan en toda la internet, es el popular efecto “post parón de selección”. Vimos en el transcurso del partido que el equipo carecía de elementos importantes para poder desarrollarse, tales como intensidad, rigurosidad física y rapidez.

Algunos protagonistas acumulan muchos minutos y tal situación deja una impresión en el terreno de juego. Monotonía, progresiones muy lentas e imprecisión, son algunos adjetivos que podríamos utilizar para describir el partido del Barça hoy.

Se sabe que estos jugadores son alineados casi siempre todas las semanas por el contexto. La carga de partidos existe y eso afecta a cada uno de los jugadores que repiten tanto. ¿Por qué lo hacen? Porque a partir desde cierto punto, todos los partidos son finales.

Xavi tiene ahora que soportar los ánimos de sus jugadores a través del trabajo psicológico. El equipo tiene que mantenerse y conseguir los puestos de Champions para la temporada siguiente, afrontar los retos de manera limpia y desde cero

Top