La Masía, después de la remodelación completada en octubre, 2011 / FC BARCELONA
La Masía, después de la remodelación completada en octubre, 2011 / FC BARCELONA

Con el objetivo de reanudar la competición, LaLiga lanzó ciertos protocolos que los equipos deben cumplir, uno de ellos podría llevar al primer equipo del Barcelona a concentrarse en La Masía.

La vuelta a la actividad y el regreso del futbol español está condicionado a protocolos de LaLiga que los equipos tendrán que seguir para que el futbol regrese. 

Entre ellos está la tercera fase de readaptación a la competición la cual habla sobre la concentración previa de las plantillas de cada club por lo menos durante una semana. Además de entrenamientos en grupos de ocho. 

Dicha concentración que pide LaLiga para posteriormente reanudar la actividad futbolística, consta de mantener a los jugadores ya sea en un hotel o dentro de sus instalaciones deportivas siempre y cuando estén bajo el rango de ‘seguridad alta’, o desinfectado total.

Para cumplir con los protocolos necesarios, el Barcelona empieza a considerar sus opciones y entre ellas la más viable, según informa el diario deportivo español AS,  sería recurrir a La Masía para que sea el lugar de concentración de la plantilla. Las instalaciones de la Ciudad Deportiva Joan Gamper son de último nivel y máxima calidad. Dentro de estas instalaciones se encuentra La Masía, un edificio de 6.000 metros cuadrados en 5 plantas, además cuenta con comedores, gimnasios, vestuarios, zona de aguas, cocina, sala de masajes, aula magna, oficinas de dirección e incluso una sala con juegos como billar o futbolín.

El Centro de Formación Oriol Trot — otro nombre con el que también se le conoce a La Masía —cuenta con 39 habitaciones individuales, 36 dobles y tres triples, un total de 78 habitaciones que actualmente se encuentran vacías, ya que todos los jugadores del futbol base están en su casa pasando el confinamiento con su familia.

De acuerdo al mismo reporte, el total de 20 jugadores de la plantilla del primer equipo — incluyendo a Ansu Fati, así como los miembros del staff técnico estarían hospedados individualmente en habitaciones dobles, y los demás empleados del vestuario se instalarían en las habitaciones individuales. Cada habitación tiene un espacio pequeño de aproximadamente 20 metros cuadrados, no tienen muchos lujos, pero tiene lo necesario: un armario, una televisión y un escritorio.  

Concentrar a todo el primer equipo del Barcelona en La Masía mantendría las garantías de seguridad que exigen los protocolos de LaLiga, aunque también sería una de las muchas medidas drásticas que los clubes tendrían que seguir al pie de la letra para reanudar las actividades y poco a poco volver a la normalidad. Otras medidas podrían incluir entrenamientos en solitario, no usar los vestuarios, no tener contacto con compañeros o entrenarse con mascarillas y guantes —medidas extremas que LaLiga podría exigir.

Según el mismo medio deportivo, uno de los capitanes y pesos pesados de la plantilla, como es Sergio Busquets, ya ha expresado públicamente su absoluto desacuerdo de concentrarse ya sea en La Masía [dentro de la Ciudad Deportiva] o en algún hotel como medida de prevención impuesta.

A espera de lo que pueda pasar y sin — casi — nada definido la opción más viable sería la concentración del Barça en La Masía, donde muchos canteranos de la plantilla volverían al icónico nombre del lugar donde crecieron, sólo que ahora con algunos cambios: remodelado, moderno y siendo ellos del primer equipo.