Emili Rousaud, ex vicepresidente institucional FC Barcelona / EFE
Emili Rousaud, ex vicepresidente institucional FC Barcelona / EFE

Este artículo fue escrito en colaboración con Omar Hawwash.

El ex presidente del FC Barcelona, Emili Rousaud, habla después de la dimisión conjunta de seis directivos.

Continúa el caos en Barcelona, el renombrado escándalo BarçaGate trajo consigo falta de cohesión dentro de la junta directiva y su relación con los jugadores, que la entidad ya ha visto a seis directivos presentar su dimisión de la junta en bloque.

Emili Rousaud, quien había sido elegido por Josep Bartomeu para ser su sucesor directo como candidato continuista, fue uno de los seis directivos y además fue el primero en levantar la voz cuando Bartomeu le pidió dejar su posición en la junta.

Este viernes, SER Catalunya publicó una nueva entrevista con Emili Rousaud, en la que abordó varios temas, entre ellos la renuncia conjunta. El ex vicepresidente también se enfocó en el escándalo BarçaGate, esta vez, desde una perspectiva financiera.

“Nos vamos ahora y no antes porque el presidente nos pidió que dimitiéramos. Hemos hecho un movimiento muy correcto de salir todos a la vez para evitar al club un goteo de dimisiones,” dijo Rousaud al medio de noticias catalán SER Catalunya, el viernes en su programa de entrevistas Què T’hi Jugues.

“Hay falta de respuesta cuando preguntas por qué se fraccionan las facturas [de I3 Ventures]. Es gravísimo que se haga para evitar los controles [internos] del club. No sé si hay más facturas, pero es una pregunta que se hizo y desconozco lo que dirá el auditor externo [PwC] ,” dijo Rousaud, antes de abordar el tema desde el aspecto financiero.

“Cuando tú pagas un exceso por un servicio, de eso se puede beneficiar alguien de dentro o de fuera. Si existe la diferencia entre lo que pagas y el precio de mercado [por lo que estás pagando], alguien se está beneficiando de forma ilícita, sea de dentro [del club] o de fuera,” continuó.

“Habéis hecho un gran trabajo periodístico, habéis hecho un gran favor al club con el BarçaGate, habéis aportado transparencia,” dijo a SER Catalunya, el primero medio periodístico en revelar la información sobre la asociación con I3 Ventures, con el fin de difamar; la publicación de esta información trajo muchos problemas a la entidad como ahora se denomina BarçaGate.

“El trabajo básico de la auditoría parece ya acabado, quedan un par de entrevistas pero está muy acabada,” añadió Rousaud.

“La decisión que toma el presidente creo que tiene vínculo con el asunto de las redes [desencadenada en el BarçaGate]. Por respeto a los socios [oficiales del club] yo no puedo mirar hacia otro lado,” explicó.

Después, Rousaud sugirió que las seis renuncias pueden no ser las únicas que caigan en el escritorio de Bartomeu en un futuro a corto plazo, ya que hay ‘dos o tres’ miembros de la directiva que tienen dudas si continuar o no en el club.

“Hay compañeros, dos o tres, que tienen dudas. Entenderé que sigan o que se marchen, es una decisión personal. No señalaré a ningún compañero y no diré quiénes son,” añadió.

“Una junta continuista tiene sentido con resultados deportivos y buena gestión económica. Si los tienes antes de las elecciones, el socio lo valorará. Si no [tienes esto], será muy difícil [lograr una buena campaña], pero un candidato continuista en este momento no tendría ningún sentido,” explicó Rousaud.

En la carta, los seis directivos ex miembros de la junta piden que se convoque a elecciones anticipadas, antes de que el mandato de Bartomeu termine en 2021.